lunes, 27 de mayo de 2013

Comprobación de la coherencia léxica con petraREV

Los archivos bilingües utilizados con tanta frecuencia en localización resultan muy útiles cuando un revisor, ya sea autónomo o asalariado, debe trabajar sobre un texto. Hay muchas maneras eficaces de comprobar que la terminología de una traducción es la correcta. Por ejemplo, podemos realizar un vaciado terminológico de estos archivos, bien manualmente o bien mediante un sistema de extracción automática de términos, y recurrir a una herramienta que garantice que en cada ocasión se ha utilizado el término correcto. Lamentablemente, la mayoría de estas posibilidades queda fuera del alcance de numerosos traductores y revisores, para quienes el tiempo que pueden dedicar a la tarea no permite emplear estos métodos.


Además, aún cuando optaran por extraer la terminología presente en un texto, al no existir un límite perfectamente definido entre qué es un término y qué no lo es, muchas incoherencias terminológicas pueden pasar desapercibidas. Algunas palabras extremadamente sencillas y aparentemente sinónimas, como añadir y agregar, por triviales que parezcan a primera vista, tal vez merezcan tratarlas como términos en contextos donde haya unas reglas estrictas sobre la preferencia por una de ellas.

Por último, estas comprobaciones terminológicas pueden ser precisamente más necesarias cuando no se dispone del tiempo adecuado para someter la traducción a una revisión minuciosa y, por lo tanto, menos aún para confeccionar glosarios.

En estos casos, es mejor contar con que el revisor solo va a poder dedicarle un tiempo cero a estos menesteres y únicamente querrá ver resultados significativos que hagan que el tiempo invertido en examinarlos sea más provechoso que una revisión manual del texto.